Ya está la temporada encarrilada, hemos dejado atrás los helados del verano, hemos conseguido perder esos kilillos que nos trajimos de la playa, estamos muy bien de forma física, y de repente, aquí está otra vez: la Navidad. Empezamos con las cenas de empresa, seguimos con las fiestas con la familia, y rematamos con un buen roscón de reyes, y tras ese parón de dos semanas estamos otra vez fuera de forma… Nuestro compañero y entrenador personal, Carlos Campos, nos propone un plan de entrenamiento, de solo dos días de entrenamiento a la semana, desde que empezamos con las cenas hasta que terminan las fiestas. Fácil ¿no? Está claro que quien no mantenga la forma es que quiere que le crujan en los informes.

Leer más