El pasado mes de mayo también se disputó en Huelva el Campeonato de España Cadete Masculino. En el participó nuestro compañero de Madrid Pablo Rodríguez (INCLAN), que ha querido escribirnos su experiencia en primera persona. La compartimos con vosotros. Enhorabuena Pablo por tu participación.

“Como algunos os habréis enterado, desde el día 19 al 23 del mes de Mayo tuve la suerte de participar en el Campeonato de España Cadete que se celebró en Lleida representando a Madrid. La verdad es que no puedo más que estar agradecido por la oportunidad que se me brindó; a los técnicos y amigos que, en los pocos años que llevo arbitrando, me han ayudado con sus consejos y han confiado en mí.

En cuanto a la experiencia empezaré desde el primer momento en el que Alex Aranzana me comunicó, en el que muchos de vosotros conocéis como “el chino” de la Federación, la noticia de que iba a participar en uno de los campeonatos; y a partir de ahí, esa noticia supuso un empujón y un extra de motivación para afrontar el final de temporada después de tantos partidos cada fin de semana.

Los días previos es complicado no estar 100% pensando en el campeonato, con las típicas dudas de si volver a darle una vuelta más a las interpretaciones, qué ropa me llevo, quienes van a ser mis compañeros, los partidos que me van a tocar, si serán igualados, cuándo me mandarán los billetes para el AVE… bueno ya sabéis, temas logísticos.

Dicen que la primera vez siempre se recuerda y que, normalmente, suele ser muy bonita… pero un desastre… En este caso la verdad es que ya en el viaje en tren te das cuenta de que están los veteranos que ya le quitan importancia a estas cosas y otros que están en tu misma situación y que todo les parece nuevo… todos nos ayudamos muchísimo desde el primer momento, desde mi compañero de habitación (¡Un placer Alberto!), pasando por todos y cada uno de los árbitros y técnicos.

Tras las primeras dudas y reuniones, llegamos al primer partido. Desayunito pronto en el hotel con el compi para ir conociéndose y aumentar la química antes del partido y, sin más, saltar a la pista y se acabó todo lo demás; máxima concentración y a darlo todo en la pista aplicando los nuevos conceptos que nos habían transmitido el día anterior y a trabajar para que todo salga perfecto y rápido a entrar en dinámica cuanto antes… ¡SÓLO TENEMOS 3 DÍAS!

Siguientes pasos… duchita, comer, siesta…. Análisis del partido anterior y ¡rápido al siguiente partido! Os preguntaréis qué tal Lleida…. Pues la verdad que ni idea, porque no hay tiempo para nada durante el día, si acaso puedes ver un par de cuartos de los otros partidos y rápido al hotel con el transporte, reunión técnica por la noche para analizar los partidos e ir incluyendo nuevos conceptos a trabajar para el día siguiente… y a lavar las camisetas a mano para que estén preparadas para el día siguiente ¡que tocan otros dos partidos!

Y así durante tres días de fase de grupos, un NON-STOP en toda regla. Es ahora cuando el estado físico se hace más importante, sin casi tiempo para descansar y chavales de 15 y 16 años que no dan tregua… ¡pero sabíamos a lo que veníamos! La verdad es que te tiene que gustar muchísimo para aguantar toda la tralla que suponen estos tres días, pero dicen que sarna con gusto no pica, así que ¡a por los octavos! En este caso, tuve la suerte de pitar en un pabellón magnífico con un compañero 10, ¡un placer Héctor!

¡Y se acabó! Ya está… y te quedas como vacío… parece que ha pasado más de un año en solamente 4 días. Se dice que las mejores cosas vienen en frascos pequeños, y en este caso lo suscribo al 100%. El último día ya casi ni me acordaba que partido había tenido el domingo ni el lunes… pero con la sensación de haber progresado en 3 días lo mismo que en una temporada entera.

Solo me queda agradecer a los compañeros todo el apoyo y haber compartido conmigo estos momentos tan bonitos e intensos, a todos y cada uno de ellos, gracias por todo, por hacer tan fácil la convivencia en el día a día.

Gracias a los técnicos, por su implicación y profesionalidad. Es mi primera experiencia y me es imposible comparar, pero sin duda han creado un ambiente de trabajo y cordialidad extraordinario que superó totalmente mis expectativas.

Y ahora a volver a poner el broche de oro a la temporada en Madrid, con un par de días de descanso para recuperarme físicamente y al lío, ¡Que esto continúa!

¡Un saludo a todos y nos vemos en las canchas!”

#FEBCadeteM2018