Muchos madrileños tuvimos el honor de conocer a Cristina Castells el año que pasó en nuestro comité. Actualmente reside en Zaragoza y es preparadora física de jugadores profesionales. Tras toda su vida ligada al mundo del deporte, especialmente del baloncesto, hemos podido contar con ella para charlar sobre cómo es el mundo de los dos o tres del ordenador que se nos sientan al lado en muchos partidos: los de las estadísticas.

¿Cómo se hacen las estadísticas? 

Normalmente, para categorías FEB (EBA, LF2, LEB PLATA Y ORO, y LIGA DIA), en las canchas te sueles encontrar entre una y dos personas: uno se encarga de ir registrando en el programa Smartstats cada una de las acciones que se van desarrollando en el partido y el otro compañero canta el partido. Podríamos incluso considerarlo un equipo anexo al equipo de anotadores: siempre nos estamos cotejando datos entre nosotros ;). En mi caso, esta temporada aquí en Zaragoza, mi compañera “cantaora” compagina esta labor con la de anotar en categoría LF.

En ACB la cosa creo que cambia pues, desde mi absoluto desconocimiento, deben exigir que sean 3: uno que registra los datos del partido, un segundo que canta todo lo que acontece en el equipo local y un tercero que canta todo lo que acontece en el equipo visitante. Y así evitar que se escapen datos… ¡no quiero decir que a nosotros se nos escapen!

Para la gente que desconoce en qué consiste ser el de “estadísticas”, nuestra función es anotar todos los aspectos relacionados con los tiros de campo, pérdidas o recuperaciones, entradas y salidas de jugadores, faltas personales recibidas y realizadas, rebotes… eso, grosso modo, es lo más importante que se registra.

Si se cuenta con wifi en el polideportivo, las estadísticas se suben en tiempo real a “baloncesto en vivo”. En caso contrario, hasta final de partido, no se suben a la web. En EBA y LF2 no están obligados. A partir de ahí, sé que es un aspecto obligatorio. A nosotros, nos resulta mucho más operativo poder darlo en vivo, entre otras cosas porque se nos facilita de manera precargada todos los datos con respecto a jugadores de cada equipo, equipo arbitral, número de partido, nombre de entrenadores y equipo exacto… aunque 30’ antes, solemos cotejar si sobran o faltan datos.

Cris haciendo las estadísticas de la final de la Minicopa de este año, partido en el que se reencontró con Asun Langa, a quien conoció cuando anotaba en Madrid.

Mesa de trabajo de Cris durante un partido.

¿Qué es lo más complicado de todo eso?

Lo más complicado es no perder la calma y, si acontecen muchas acciones consecutivas, ser capaz de seleccionar cuáles son realmente las relevantes, aunque yo creo que con la experiencia, cada partido te sale mucho mejor (si me lee Antonio Alcalá igual me mata… ja, ja, ja.

Sin ir más lejos, en esta última jornada de liga EBA, se nos colgó el ordenador… y hasta que no lo logramos recuperar (mediados del tercer cuarto)… ¡tuvimos que anotar cada una de las acciones a mano en una planilla, ¡con minutaje incluído! Imagínate… desde el final del primer cuarto, que al querer imprimir la estadística, decide decirnos “ciao”. En el descanso, a toda prisa, pasar lo máximo posible. Solo me había pasado una vez, pero no por tanto tiempo.

Cris entrenando con un jugador.

En Madrid se está empezando a utilizar el acta digital que recoge varias estadísticas, ¿crees que con el tiempo este trabajo lo harán los auxiliares?

No lo descarto. Como ya os he explicado, he sido anotadora, mi compañera de estadísticas actualmente compagina dicha labor y, realmente no notamos muchas diferencias. ¡Estamos cantándonos todo continuamente!

Vista general del programa Smartstats.

Ficha Técnica Personal

Gallega de origen, maño/madrileña de adopción. Anoté durante 13 temporadas en diferentes comités (once en el Gallego, uno en el Madrileño y otro en el Aragonés). La incompatibilidad de dirigir y anotar a la vez en este último comité me ha obligado a dejar lo que para mi era un hobby y a través del cual, he establecido muchas amistades que a pesar del tiempo aún mantengo. En mi último año de anotación, tuve el placer de estar entre los 30 oficiales seleccionados para anotar el Mundial u17.

He estado en staffs de selecciones gallegas desde 2011 hasta 2015. En 2014, medalla de Bronce en categoria especial con la generación del 98-99.

He jugado al baloncesto desde los 11 años y hasta los 23, cuando el club que me crió y me formó desde 2008 como entrenadora y preparadora física, me obligó a decidirme por un camino: evidentemente, me pasé al bando banquillero, pues como jugadora sabía qué sería imposible tener recorrido (decisión de la cual, no me arrepentiré jamás).