El pasado 18 de enero arrancó la Copa de Su Majestad La Reina en Zaragoza. Cuatro días intensos de competición y convivencia que pudo disfrutar nuestra compañera Asun Langa.

Asun en un partido en la Copa de S.M. la Reina

¿Qué tal fue la competición? ¿Cómo fueron las sensaciones?

Fue una experiencia increíble. Cuando recibí la noticia no me lo podía creer, aun hoy sigo pensando en la oportunidad tan grande que he tenido en participar en la Copa de S.M la Reina. Soy muy afortunada, por la participación y porque ha sido la primera vez que se ha arbitrado con mecánica a tres. Fue una mezcla de sensaciones, nervios, emoción, pero sobretodo mucha alegría. He compartido cuatro días con compañeros y técnicos extraordinarios, que me han ayudado, enseñado y sobretodo hemos compartido momentos muy divertidos. Es típico, pero es verdad, al final, de la copa como de los campeonatos, te llevas el buen sabor de boca del trabajo bien hecho, pero sobretodo de las risas, las anécdotas y del día a día con tus compañeros y técnicos.

Es la primera vez que participo en un evento tan grande como este, pero es increíble el buen ambiente que hay, así como la gente nueva que conoces, reencuentros con compañeros, la calidad de los jugadores o las personalidades que rodean este maravilloso mundo del baloncesto.

Los amuletos de Asun durante la competición

Asun con la fotógrafa Lourdes Mesa

En las designaciones había más o menos mitad hombres y mitad mujeres, ¿Crees que es síntoma de que se va llegando a una igualdad?

No sé si es síntoma de igualdad, pero sí de oportunidades y de mucho trabajo. Al final hemos sido un grupo de elegidos, que hemos estado a la altura de la competición y eso lo hemos ido demostrando partido a partido y en la Copa. Es el reflejo de mucho trabajo y esfuerzo que hay día tras día en cada uno de nosotros. Ninguno de los 10 que participamos en la Copa estaríamos allí si no fuese por nuestras capacidades, por nuestro esfuerzo y dedicación, independientemente de ser hombre o mujer.

Foto: Lourdes Mesa. Asun con Ángela, auxiliar de Andalucía

Foto: Lourdes Mesa. Todos los compañeros de la semifinal: Joaquín García González, Carlos García León y el comisario Ángel Pérez Bergua junto a Asun

¿De qué partidos te llevas un buen recuerdo?

Pues tuve la suerte de poder participar en las dos copas, La copa de la Reina y la Minicopa de la Reina.

En cuanto a la Copa, fui designada para la semifinal donde se enfrentaban el equipo anfitrión Mann Finter contra uno de los favoritos Spar City Lift Girona. El partido fue muy emocionante, primero por el maravilloso ambiente que había en la grada, que solo al pisar el terreno de juego se me pusieron los pelos de punta. Mirar el centro del campo, ver el logo y pensar: “Madre mía, estoy aquí”. Son muchas sensaciones, nervios, ilusión y sobretodo responsabilidad. Al final durante cuatro días fuimos la imagen de los árbitros de la FEB, un escaparate, y por lo tanto un plus de presión y responsabilidad. Pero esos sentimientos son previos al partido, en cuanto se dio el salto inicial me olvidé de lo que  me rodeaba, me concentré en el juego en sí y sobretodo disfruté del partido, de mis compañeros Carlos García León y Joaquín García González, el comisario Ángel Pérez Bergua y del ambiente.

Respecto a la Minicopa, fue un honor ser designada para ser el árbitro principal de la final entre Estudiantes y Sant Adriá. Compartí la final con dos compañeras del comité aragonés: Elena Espiau y María Mateo. La experiencia fue increíble, primero por la responsabilidad de arbitrar una final y la segunda por que en apenas 20 minutos tuve que explicarles la mecánica a 3. Pero sin duda lo hicieron muy bien y las tres disfrutamos de una final intensa y muy bonita.

Foto: Lourdes Mesa. Asun en la Final de la Minicopa junto a sus compañeras Elena Espiau y María Mateo

Foto: Lourdes Mesa. Asun con Yasmina Alcaraz. ambas compartieron habitación durante la competición

Se quiere arbitrar a tres en la LEB la temporada que viene, igual que es sus competiciones espejo en otros países, y este año se está practicando bastante, ¿crees que son todo ventajas?

Sí, tanto la competición de LEB Oro como la Liga Femenina, son categorías profesionales y en muchas ocasiones se echa en falta un tercer árbitro. Todo lo que sea beneficioso para el baloncesto y el buen desarrollo de los partidos hay que fomentarlo y ponerlo en práctica. Siempre 6 ojos ven más que 4. La única complejidad es que tenemos que irnos adaptándonos, ya que venimos de una mecánica completamente diferente. Pero poco a poco y gracias a prácticas y a los campeonatos donde este año se va poner en práctica, nos vamos adaptando a ella y aprendiendo partido a partido.

Foto: Lourdes Mesa

¿Qué tal arbitrando tú a tres? ¿Aun mirando dónde colocarte o ya has empezado a mirar el juego :)?

Como comentaba anteriormente, al principio en Valladolid estábamos más pendiente de dónde colocarnos, dónde mirar, dónde no arbitrar, etc. pero partido a partido vas mejorando, corrigiendo errores y cada vez es más fácil. Antes de la Copa de la Reina había arbitrado dos partidos amistosos de ACB en Madrid, prácticas y nueve partidos en el campeonato de Selecciones Autonómicas en Valladolid. Así que en la copa pude fijarme en el juego ;).

Para terminar, como siempre ¿Alguna anécdota divertida?

Pues tengo dos.

La primera y la mejor anécdota de todas y que no se me olvidará en la vida, es que mi hermana se puso de parto según yo cogía el AVE a Zaragoza. Así que imagínate mi familia, que estaban entre salas de espera, poniendo Teledeporte y mi hermano cogiendo el primer vuelo desde Barcelona para llegar a tiempo. La verdad es que aunque desde la distancia, fue muy emocionante, y cómo no, una dosis extra de alegría.

Y la segunda, fue en el partido de la semifinal. En una jugada mi compañero sancionó falta a Núria Martínez aunque ella también recibió un golpe y vi que venía hacia a mí a protestarme y le dije “Núria, eres una crack, con el golpe que te han dado y ni te has despeinao” y a las dos nos dio un ataque de risa. Sin duda me lo pasé genial.

El 20 de Enero cumplí dos sueños, arbitrar la Copa de la Reina y ser tía.

Ahora toca seguir trabajando y cumpliendo más sueños.