Por Roberto Calero

Una inocente llamada (como siempre solíamos hacer) el día de su 69 cumpleaños, nos dio la noticia de que Pepe ya no estaba con nosotros. Superado el shock, hablar de él es hablar de Baloncesto, es hablar de los JDM, pero sobre todo es hablar del amor a una afición. Los que compartimos ese sentimiento, nos quedamos maravillados con su forma de entender el baloncesto y la vida. Como muestra del cariño que generaba, sólo hay que ver que desde que colgamos la noticia de su fallecimiento, cientos de mensajes de condolencia se han producido desde todos los niveles del baloncesto y el deporte. Eso solo está al alcance de los genios…

Leer más