Esta temporada retomamos con ganas y nuevas ilusiones esta sección, que desde que nos pasamos al formato blog teníamos un poco descuidada, y es que no me digáis que no tenemos compañeros que con solo ver su nombre en la designación, te sacan una sonrisa. Toni, además se hacerte sonreír, es el hombre de la sonrisa eterna, y contagia su positividad allá por donde va. Así nos ha respondido a nuestra batería de preguntas.

Toni y su sonrisa durante un partido

¿Cuántos años llevas arbitrando?

Pues llevamos divirtiéndonos con esto desde el año 2006, 11 temporadas ya. Parece que fue ayer cuando empezó todo, ¡cómo pasa el tiempo de rápido! (será que nos vamos haciendo mayores ja, ja). Eso sí, esperemos que sean por muchas más. Como se suele decir, hasta que el cuerpo aguante.

Toni con Álex Moreno

¿Qué te llevó a hacerte árbitro?

Pues, principalmente, me engañaron. Antes de ser árbitro era jugador, o al menos lo intentaba en el equipo del barrio, hasta que un día me propusieron pitar unos partidos amistosos, y no me gustaría acordarme de cómo fue aquello ja, ja.

Me gustó tanto la experiencia que, por marzo de 2006, cuando sólo tenía 16 años, me avisaron de que la Federación iba a sacar un curso y decidí probar e ir a por él.

Empecé a compaginar el jugar con arbitrar. Molaba porque veías, además, como te ganabas tu dinerito para tus cosas. Unos años más tarde llegó el momento de tomar la decisión de sólo realizar la faceta como árbitro y, desde entonces, por aquí seguimos en ello.

Toni en otro de sus partidos con grandes compañeros

¿Qué es lo más duro de este hobby?

Duro no creo que haya muchas cosas, si es cierto que al final tienes que sacrificar mucho tiempo de tu vida, madrugar todos los fines de semana después de haber currado durante la semana, no tener el mismo tiempo libre para tu ocio como te gustaría… pero a la larga se compensa con todo lo bueno que posee.

Como digo yo, te tiene que gustar mucho porque fácil no es, pero, cuando estás dentro, ves que tiene muchas cosas positivas, y lo haces, siempre, con todas las ganas e ilusión del mundo.

Toni antes de un partido rodeado de sus compañeros

¿Qué es lo mejor de arbitrar?

Principalmente el compañerismo que se crea, tanto dentro como fuera de la pista, con todos los árbitros y anotadores que formamos esta parte del baloncesto. Somos como una pequeña gran familia donde, en algunos casos, tus mejores amigos han salido de este espectacular hobby.

Toni con nuestro compañero Alfonso Olivares

Después de tantos años, ¿cómo te tomas el arbitraje ahora?

Bueno tampoco creas que son tantos ja, ja, hay compañeros con una carrera envidiable por ahí.

Pues siempre me tomo el arbitraje como el primer día, disfrutándolo como si tuviera 16 años, con una gran sonrisa en la boca dibujada, aunque es cierto que, a veces, no puedes estar sonriendo todo el rato.

Toni a punto de dar el salto inicial en un partido

¿Algún partido que recuerdes con especial cariño?

La verdad es que recuerdo unos cuantos con especial cariño; todos los que pité en los 4 Campeonatos de España a los que asistí, el de los diferentes debuts en las categorías a las que he tenido la suerte de pertenecer, las diferentes Fases Finales, el partido arbitrado a la Selección Absoluta Española, a la de Angola, etc…

¿Alguna anécdota divertida?

Pues tengo varias pero os contaré dos así graciosas.

La primera: Partido en pleno invierno, en un pabellón con un frío de narices, sin calefacción, chavalín inexperto, etc. En una de las carreras para llegar al fondo, de repente, rotura de pantalón por la zona noble. La gracia del tema es que no tenía pantalones de repuesto, así que imperdible para el resto del partido, si ya no acertaba ni una en general, en esa situación ni te cuento, ja, ja.

Y la otra, más normalita pero no menos curiosa: Me encontraba arbitrando un partido de minibasket en un cole, cuando, en pleno contraataque, uno de los peques se fue corriendo directamente al baño: se estaba haciendo pipí. No dimos crédito a tal situación, ja, ja, pero finalmente regresó, andando tranquilamente, entre aplausos y risas de todos los que estábamos allí.

Toni llegando al fondo en uno de sus partidos (tranquilos, no es en el que se le rompió el pantalón)

¿Algún consejo a los que están empezando?

Principalmente que se lo pasen bien, pero, sobre todo, que valoren lo bueno que tiene todo esto: las personas y amistades que conoces y haces merecen muchísimo la pena.

Después, siempre con un trabajo diario y constante, se puede llegar a conseguir todas las metas que se proponga uno, sin olvidarse nunca de tener los pies en la tierra y, con honestidad, disfrutar de lo que se está haciendo, absorbiendo todos los consejos de los “profes”: compañeros, monitores, técnicos, etc. No olvidemos nunca dar las gracias a las personas que realizan esta labor, y que nos hace evolucionar y mejorar como personas.