22 alumnas y un buen puñado de ilusión por parte de todos para fomentar la incursión de la mujer en el mundo del arbitraje

El Comité de Árbitros de la FBM ha puesto en marcha una iniciativa para fomentar la inclusión de la mujer en el mundo del arbitraje. Aunque cada vez hay más mujeres dirigiendo partidos de baloncesto, todavía queda mucho camino por recorrer para que el número de colegiados femeninos y masculinos sea equitativo. Hoy en día la figura de la mujer sólo representa el 10% del número total de colegiados en Madrid, mientras que las licencias de jugadoras son en torno al 35%.

www.fbm.es

www.fbm.es

Es por este motivo por el que el pasado 21 de diciembre, y hasta el 21 de enero, se ha desarrollado en la Federación de Baloncesto de Madrid el I Curso Femenino de Árbitros, en el que han participado un total de 22 mujeres de todas las edades. El curso va de la mano con el Programa Universo Madrid desarrollado por la FEB cuyo objetivo es también potenciar el papel de la mujer en el mundo del baloncesto.

Este curso se ha desarrollado de la misma manera que el resto de cursos que oferta la Federación. En el caso de aquellas que aprueben, empezarán a arbitrar en la categoría minibasket. Se trata de una iniciativa “que no sabíamos cómo iba a salir, pero  el resultado ha sido muy positivo”, nos confirma, Rafael Fernández, Presidente del Comité de Árbitros “de apuntarse 3 o 4 mujeres entre 25, hemos pasado a 22 inscripciones. Parece que así, al no ser tan minoritarias como en los cursos mixtos, las animamos a dar el primer paso”. “El objetivo de este curso es incentivarlas para que prueben a arbitrar, y así fidelizar su estancia en el arbitraje. Las mujeres tienen mucho que aportar en este deporte”, recalcó.

curso de arbitros

Por este motivo, hemos querido contactar con los dos árbitros que han sido los encargados de dirigir teórica y prácticamente este curso: Asunción Langa y Alejandro Aranzana. Les hemos hecho algunas preguntas y esto es lo que nos han contestado.

¿Cuál ha sido la línea que se ha seguido para dar este curso?

Aranzana – Nos basamos en el manual del árbitro publicado por la Federación Española de Baloncesto, pero con ciertos matices para adaptarlo a la competición en la que van a comenzar a actuar (partidos de Escuela con normativa FBM).

Langa – Se sigue la guía que está en el club del árbitro, pero siempre se adapta a cada federación y sobretodo se tratan los artículos con los que van a trabajar desde el principio en las pistas. Obviamos algunos que no tienen influencia en las categorías donde van a empezar. Además lo apoyamos con videos pero sobretodo con muchos ejemplos visuales.

¿El enfoque que se le ha dado al curso es el mismo que si hubiera sido un curso mixto?

Aranzana – Sí. El contenido es el mismo. Nuestro objetivo es que alcancen un conocimiento del reglamento y una soltura en la pista que les permita comenzar a actuar en partidos federados con comodidad y seguridad en su trabajo.

Langa – Efectivamente, el enfoque es absolutamente el mismo, pero me parece muy buena idea hacer un curso para mujeres, simplemente por el hecho de que unas nos animamos entre otras. Hay muchas chicas que quieren ser árbitro, pero les da vergüenza por que es la única chica del grupo o se sienten raras. Simplemente es una herramienta más para apoyar la inclusión de todas aquellas que quieran pertenecer al Comité y crear nuevas amistades.

2

¿Qué importancia tiene para vosotros que desde la Federación se lleven a cabo este tipo de iniciativas?

Aranzana – Considero positivo toda iniciativa que fomente y facilite que cada vez más compañeros y compañeras tengan la oportunidad de ver el baloncesto desde un punto de vista diferente. Creo que es una experiencia que puede llegar a aportar a una persona más allá de lo deportivo.

Langa – Es muy importante y me parece una iniciativa muy buena que traten de motivar e incentivar el hecho de que haya más representación femenina en los campos. No es cuestión de que debamos ser más, sino de apoyar a aquellas que quieran serlo y darles un pequeño empujón.

¿Por qué creéis que es importante incentivar y fomentar este tipo de cursos?

Aranzana – Me parece genial toda iniciativa que intente acercar el mundo del silbato al mayor número de público posible. Creo que es muy positivo para cualquier persona que le guste el baloncesto, que conozca el arbitraje desde dentro y comprenda que no somos “un mal necesario”, sino un deportista más.

Langa – No creo que sea más importante este curso que otros, simplemente es una iniciativa para ayudar a motivar a aquellas chicas que quieran hacerlo y por unas causas u otras no lo hagan.

aranzana estirando

¿En qué afectaría el hecho de que haya más representación femenina en el arbitraje madrileño?

Aranzana – Seguramente anime a más personas que hasta la fecha no se habían atrevido a dar el paso de colgarse el silbato. Creo que es positivo en cuanto a que puede funcionar de “efecto llamada”.

Langa – En conseguir que la figura del árbitro femenino se vea igual que el masculino. Llegará un momento con este tipo de iniciativas que una chica entrará en un campo de baloncesto y a nadie se le pase por la cabeza… “anda, nos arbitra una chica”.

¿Cuál es vuestra valoración una vez concluido el curso?

Aranzana – La valoración que hago es muy positiva, la actitud y predisposición general ha sido muy buena y el ambiente creo que ha sido agradable para todos, incluidos los monitores.

Langa – A mí el curso la verdad es que se me ha hecho corto, son muchos conceptos en poco tiempo; pero si es verdad que quizá sea suficiente para echar a rodar en el mundo del arbitraje. Todas estas iniciativas son el comienzo de un proceso de aprendizaje que no acaba nunca. Siempre se aprende algo nuevo en esta profesión

Por su parte, entre las 22 alumnas de este primer curso, hay mujeres de diferentes edades, trabajos y pretensiones. Hemos hablado con varias de ellas también para que nos cuenten porqué se han animado a realizar este curso. Olga Marín, de 45 años, Laura Nieto de 16 y Andrea Corrales, de 16 e hija de Olga.

olga corrales

Olga Marín

¿Por qué habéis decidido apuntaros a este curso de árbitros? ¿Ha influido el hecho de que solamente fuera para mujeres? ¿Por qué hacéis el curso en este momento concreto de vuestra vida?

Olga Marín – He decidido hacer este curso porque me gusta participar en actividades deportivas, y esta es una buena oportunidad relacionada con un deporte que conozco. Que el curso sea sólo para mujeres me resulta cómodo a la hora de realizar las prácticas, resulta más relajado. Lo realizo ahora porque es cuando dispongo del tiempo (aunque sea el justo) para poder hacerlo.

Laura Nieto – Llevo siendo jugadora de baloncesto muchos años, y me llamaba la atención vivirlo también desde la posición de un árbitro, y en cuanto tuve la oportunidad de sacarme el título no lo dude. Creo que aunque el curso hubiese sido mixto también me hubiese apuntado. He hecho el curso porque soy joven y es una de las opciones que me gustaría para seguir mi vida deportiva.

Andrea Corrales – Cuando lo vi me pareció una buena oportunidad de conocer un poco más el baloncesto y de sacarme un dinerillo extra. La verdad es que no me ha condicionado mucho el hecho de que fuera sólo para mujeres. Lo he hecho ahora porque antes no podía apuntarme y ahora que he visto el curso me ha parecido una buena idea.

¿Qué os parece este tipo de iniciativas para fomentar la figura de la mujer en el deporte?

Andrea Corrales

Andrea Corrales

Olga Marín – Cualquier iniciativa que sea para equiparar hombres y mujeres me parece buena, somos distintos pero como también somos distintos entre nosotros las personas del mismo sexo, y todos queremos hacerlo bien.

Laura Nieto – Me parece una muy buena idea para que a la mujer también se la tenga en cuenta y así intentar hacer posible que cada vez haya más arbitraje femenino.

Andrea Corrales – Me parece que sí que puede aumentar la cantidad de mujeres respecto a la cantidad de hombres árbitro

¿Estáis contentas con el resultado? ¿Os animareis a empezar a arbitrar pronto?

Olga Marín – Con el resultado, hasta hoy, no puedo estar contenta, pero pondré más interés por mi parte para estarlo pronto. Me gustaría arbitrar pronto, sí.

Laura Nieto – Sí, me ha resultado muy satisfactorio el curso y de gran ayuda. Personalmente me veo con muchas ganas de empezar a arbitrar.

Andrea Corrales – Sí, la verdad es que el curso ha estado bastante bien. Me animaré a arbitra, sí, aunque con un poco de miedo por si la lio…